Los secretos de la ruta por la costa oeste de EEUU

 

LOS SECRETOS DE LA RUTA POR LA COSTE OESTE DE eeuu

EEUU ofrece un sinfín de rutas en las que perderse entre megalópolis, imponentes paisajes naturales y escenarios de película. Quizás una de las más icónicas sea la que recorre la costa oeste, desde apasionantes ciudades con una rica vida cultural como San Francisco o Los Ángeles, hasta sobrecogedores parques nacionales en el interior de los estados de Utah y Arizona. Una excusa perfecta para protagonizar una auténtica road movie por carreteras solitarias guiados solo por un mapa y sed de aventura.

En este artículo os cuento algunos de los secretos naturales de la ruta por la costa oeste de EEUU. Detalles y particularidades que le dieron personalidad a uno de mis perfumes de la colección Routes, dedicados al imponente Monument Valley, punto desde el que parte este viaje.

Un punto de partida en medio de la nada

Monument Valley suele marcar el ecuador de una ruta circular que puede partir desde San Francisco o Los Ángeles. Sin embargo, a mí me gusta iniciar mi recorrido por el lejano oeste desde aquí, desde este majestuoso paraje desértico modelado por el viento y el agua en un horizonte rojizo.  La primera vez que pisé esta tierra, reserva de los indios nativos navajos, quedé impactado por sus colores. Y también las fragancias que llenan los pulmones de salvaje aire puro. Parte de esa esencia queda contenida en el perfume homónimo de la colección Routes de Coronel Tapiocca.

Si quieres visitar Monument Valley, puedes hacerlo por tu cuenta en coche. No obstante, tened en cuenta que los caminos son de tierra y el firme puede variar según la zona. Mucho mejor si váis en 4x4. Recomiendo que elijas uno de los hoteles con vistas al parque, con una vistas impresionantes del Monument Valley. Tampoco te arrepentirás si visitas los miradores a última hora de la tarde o muy temprano por la mañana.

Entre cañones, arcos y parajes solitarios

El Oeste es duro, de un clima inclemente y paisajes ásperos con un magnetismo especial. En mi ruta recorrí varios parques nacionales entre Utah y Arizona, como Canyolands, Arches National Park o Bruce Canyon, a escasas horas de distancia entre ellos. Puedes dormir en un típico pueblo en el que parece que pasará de un momento a otro el ferrocarril, y recorrer los senderos sacándole partido a tus botas de trekking. Eso sí, ¡no te olvides de llenar el depósito del coche! Seguro que no quieres quedarte tirado en mitad del Death Valley.

El contraste urbano

En mitad del desierto emerge una ciudad sin igual. Las Vegas es diferente a todo lo que hayas visto antes. Un lugar donde las luces y el exceso ciegan y fascinan a la vez a todo viajero. El efecto es similar en San Francisco y Los Ángeles, pero en otro sentido. El dinamismo urbano de sendas ciudades, con cientos de reclamos culturales, artísticos y gastronómicos, las hacen irresistibles.

Sigue la ruta en mis perfiles de Facebook e Instagram y conoce en detalle los rincones recorridos.